¿Qué es la salud del suelo y cómo se mide?

¿Qué es la salud del suelo y cómo se mide?

¿Por qué es importante la salud del suelo?

95% de nuestros alimentos se produce en el suelo y en 2050, los rendimientos agrícolas deben aumentar en 60% para poder satisfacer la demanda mundial de alimentos. La FAO ha estimado que una gestión sostenible del suelo conllevará mejoras en la salud del suelo, lo que se traducirá en un aumento de hasta el 58% en la producción de alimentos. Es obvio que la salud del suelo es clave para la seguridad alimentaria y para garantizar el suministro de alimentos para las generaciones futuras. Sin embargo, durante los últimos 50 años, los cultivos intensivos está agotando los suelos de nuestro planeta, poniendo en peligro su capacidad para satisfacer la futura demanda de alimentos. Por ello debemos comenzar ahora a cuidar el bienestar de nuestros suelos y así mejorar los rendimientos agrícolas y garantizar el suministro de alimentos.

El gobierno del Reino Unido ha reconocido la importancia de la salud del suelo para conservar los terrenos agrícolas para las generaciones futuras. De hecho, en el XNUMX de Septiembre, un Proyecto de Ley Agrícola se introdujo en la Cámara de los Comunes por primera vez en la historia con el objetivo, entre otros, de garantizar la conservación y mejora de la salud del suelo del Reino Unido. En los últimos años, la salud del suelo se ha convertido en un tema de tendencia, y esto se debe a que nos enfrentamos a una muy posible una crisis de fertilidad de la salud del suelo. Si no se toman medidas preventivas a tiempo, esta crisis podría resultar devastadora para los rendimientos agrícolas . De hecho, la ONU predice que solo quedan XNUMX cosechas antes de que los suelos de nuestro planeta se agoten y se degraden demasiado para poder alimentarnos.

Sin embargo, ¿entendemos realmente lo que significa la salud del suelo?

El Departamento de Agricultura de los Estados Unidos define la salud del suelo como la capacidad del suelo para funcionar como un ecosistema vital que sostiene a las plantas, los animales y los seres humanos. Esta definición implica que el suelo no es un medio de cultivo inerte, sino que es un ecosistema vivo con miles de millones de hongos, bacterias y otros microbios que crean un intrincado y elegante ecosistema, el cual proporciona la base para las actividades agrícolas. Por ello, no es sorprendente que, como sistema vivo, sólo el suelo que está sano pueda desempeñar óptimamente sus funciones de: regular el agua, sustentar la vida animal y vegetal, filtrar contaminantes, reciclar nutrientes, y proporcionar estabilidad física y apoyo. Por lo tanto, al entender el estado de salud del suelo, podemos evaluarla y gestionarla para asegurarnos de que tenga un rendimiento óptimo y salvaguardar su conservación para las generaciones futuras. (fuente)

De manera similar, la FAO definió “la salud del suelo como la capacidad del suelo para funcionar como un sistema vivo para sostener la productividad de las plantas y los animales, mantener o mejorar la calidad del agua y el aire, promover la salud de las plantas y la salud animal ”. Además, la FAO reconoció la necesidad de un suelo sano para sostener a una comunidad diversa de organismos en el suelo suelo (hongos, bacterias, terrícolas, etc.), que sirve para controlar las enfermedades de las plantas, creando una simbiosis positiva con las raíces de las plantas. Curiosamente, esta definición reconoce el papel de una red de organismos vivos dentro del suelo para garantizar cultivos sanos y rendimientos agrícolas óptimos. (fuente)

De las definiciones de salud del suelo por parte del USDA y la FAO, se puede concluir que el suelo funciona como un ecosistema vivo con miles de millones de organismos que interactúan con las plantas para formar una red compleja de interacciones, y si este ecosistema vivo está sano, resulta en cultivos saludables. Sin embargo, si un suelo está enfermo, las asociaciones de microbios dentro del ecosistema se dañan, lo que perjudica la función normal del suelo, dando como resultado plantas enfermas y una reducción en los rendimientos de los cultivos.

Pero ¿hasta qué punto entendemos la salud de un suelo?

Para poder responder a esta pregunta, se deben investigar los métodos utilizados para evaluar la salud del suelo. Debido a la importancia de la salud del suelo en los rendimientos agrícolas, en los últimos años ha habido un creciente interés en saber cómo medir y monitorizar la salud de nuestros suelos. Por ejemplo, algunos de los métodos que la Junta de Desarrollo de Agricultura y Horticultura recomienda para la evaluación de la salud del suelo son (fuente).

1. Diagnóstico de pala o una evaluación visual subjetiva subjetiva del suelo. . Consiste en desenterrar el suelo y comprobar su compactación, color y olor. De manera similar, la estructura del suelo generalmente se evalúa averiguando la ubicación de las capas compactas. Este método es muy útil para medir la presencia de gusanos y para evaluar el drenaje del campo, factores importantes para el establecimiento de raíces y el desarrollo de cultivos.

2. Control de la sanidad vegetal, mediante el control visual de deficiencias de los cultivos. . Sin embargo, este método no es adecuado para predecir los futuros riesgos que pueden impactar al rendimiento de los campos, ya que los problemas se detectan después de ver daños en los cultivos.

3. Contenido de materia orgánica total del suelo . Esta prueba se lleva a cabo en laboratorios y simplemente indica la proporción de materia orgánica en el suelo. Sin embargo, no informa sobre qué organismos que viven en el ecosistema del suelo e ignora totalmente la naturaleza patógena o pro-biótica de los microbios dentro del ecosistema.

4. Herramientas de evaluación visual del suelo siguiendo pautas para obtener una visión general de la salud del suelo mediante la inspección de las raíces, gusanos, estructura del suelo o color. . Este método puede ser un buen indicador de la salud del suelo a corto plazo; sin embargo, no indica riesgos subyacentes provocados por cambios ambientales. Por ejemplo, algunos microorganismos patógenos pueden permanecer en el suelo en reposo hasta que haya un cambio en las condiciones climáticas que desencadena su actividad infecciosa. Además, los microorganismos patógenos pueden causar enfermedades en los cultivos, cuando se suprimen microorganismos beneficiosos dentro del ecosistema del suelo, debido a factores externos (es decir, aplicaciones de fungicidas).

5. Pruebas de laboratorio estándar de macronutrientes, micronutrientes y pH. . La información proporcionada por estas pruebas sobre la salud del suelo es muy superficial y mínima. El suelo es un ecosistema vivo formado por millones de organismos, y estas pruebas (pH y composición de macronutrientes) no son adecuadas para comprender la red de microbios que pueblan el suelo. Además, estas pruebas de laboratorio no pueden describir la relación de la biota del suelo con las raíces de las plantas o alertar de cualquier riesgo de enfermedad del cultivo.

6. Pruebas de perfiles microbianos, que informan sobre las bacterias, las especies de hongos y la diversidad dentro del suelo. . Estos métodos de evaluación de la salud del suelo son las únicas pruebas que pueden describir correctamente la red de microbios presentes en el suelo. Sin embargo, actualmente no existen estándares para estas pruebas y, a menudo, requieren formación para un muestreo adecuado y para la interpretación de los resultados.

¿Cómo contribuye FungiAlert a nuestro conocimiento sobre la salud del suelo?

FungiAlert ha desarrollado un método de perfilado microbiano que no requiere ninguna habilidad para el muestreo e interpretación de los resultados. Este sistema muestra el ecosistema de microorganismos en el suelo, in situ , en el campo. El muestreo de la red microbiana en el campo elimina la posibilidad de imponer condiciones artificiales, de laboratorio, en el ecosistema del suelo. Algunas pruebas de laboratorio para el perfil microbiano requieren que las muestras de suelo se envíen al laboratorio, dónde se manipulan para poder identificar los microbios presentes. Esta manipulación del ecosistema del suelo en condiciones de laboratorio afectará al perfil de los microorganismos en el suelo y dará lugar a una interpretación errónea de la verdadera salud del suelo. Por lo tanto, actualmente sólo la prueba de salud del suelo de FungiAlert permite un verdadero perfil del microbioma del suelo.

Además, algunos métodos para la obtrención el perfil microbiano del suelo son específicos para ciertos microbios, perdiendo información sobre la gran variedad de especies que pueden habitar los suelos. El método de FungiAlert es imparcial con el potencial de explorar todas las especies en el campo muestreado. Este método imparcial proporciona información sobre los microorganismos beneficiosos y patógenos para el cultivo. Sin lugar a dudas, este conocimiento realmente permite una evaluación de la salud del suelo como un ecosistema vivo. Además, FungiAlert entrega los resultados en un informe simple, fácil de leer, que no requiere habilidades para interpretarlo.

En conclusión, FungiAlert ofrece una herramienta revolucionaria para entender la salud del suelo, que transformará nuestra comprensión de la salud del suelo. Esta herramienta de muestreo en el campo proporciona un método innovador para, por primera vez en la historia de la agricultura, desentrañar la complejidad del suelo.

Deje un comentario.

Su dirección de correo electrónico no será publicado. Los campos necesarios están marcados *